Operar una intoxicación

boris petit

Por Boris Schlossberg @FXflow, presidente y fundador de BKForex

Versión en español por Wordwide FX.

Los lectores habituales de mi columna saben que hay dos cosas en el mundo que me encanta hacer: operar y cocinar. Así pues, en esta semana de vacaciones cuando todos estamos preparando fiestas y comilonas, he tenido una epifanía interesante que une ambas actividades.

Ya que suelo cocinar para mis hijos todos los días, suelo ir los domingos a una granja-mercado y compro para toda la semana. Hace un par de semanas compré dos salchichas de pavo orgánico, cociné una de ellas y dejé la otra en el congelador. Ayer, saque esa segunda salchicha (que llevaba una semana en el congelador) y decidí cocinarla. Sabía que estaba asumiendo un riesgo, ya que la fecha de caducidad estos productos no suele ser más de cinco días, pero pensé que no pasaría nada si primero le daba un toque de microondas.

Y así lo hice. Pero la salchicha empezó a soltar un ligero tufo a rancio. Me planteé el dilema durante un minuto, pero sabía que me arriesgaba a intoxicar a alguien de mi familia de modo que lo tire todo a la basura y me puse con una nueva receta.

Tirar a la basura alimentos sin consumir es un ejemplo perfecto de costes a fondo perdido. A nadie le gusta hacerlo porque es una manifestación incontrovertible de haber cometido un ERROR: hemos calculado mal y comprado demasiado, y hemos calculado mal el tiempo de que disponíamos para el consumo. En resumen: hemos cometido un error. Dentro del gran esquema del universo, los alimentos son una parte relativamente menor del presupuesto de una familia, y de hecho no nos importa demasiado. Pero si el producto es caro sí que nos molesta porque es exactamente lo mismo que echar dinero a la basura.

Aun así, cuando nos enfrentamos con esta decisión, por lo general no dudamos en hacer lo correcto y tirar la comida pasada a la basura. La razón es evidente: las consecuencias de comer algo en mal estado son al menos una desagradable cita con la taza del baño. Es un efecto físico muy real y muy inmediato de haber tomado una decisión equivocada y hacer consumido alimentos en mal estado. Una lección que la experiencia nos ha enseñado repetidas veces, de manera que decidimos recortar nuestras pérdidas (es decir, tirar a la basura la comida en mal estado), sin pensarlo dos veces.

Si lo pensamos bien, en el trading diario juega una dinámica muy parecida. Una mala operación siempre acaba por obligarnos a “vomitar” nuestra posición, ya sea por pérdidas o por un margin call. En cualquier caso, los efectos son tan desagradables y en muchos casos más tóxicos que comer marisco pasado. Sin embargo, en el trading muchas veces titubeamos, nos resistimos a abandonar esa posición mucho más de lo que dudamos en tirar comida pasada. ¿Por qué?

Yo creo que la respuesta tiene dos caras. Una, un plato de pollo en mal estado cuesta mucho menos que 1000 $ de pérdidas en GBPUSD, de manera que el tamaño del fondo perdido es mucho mayor. En segundo lugar, y yo creo que esta es la clave, siempre pensamos que seremos capaces de evitar el dolor. Si añadimos otro lote, si nos limitamos esperar, el precio siempre volverá y podremos escapar sin rasguño. Claro que esto no sucede nunca. Podemos escapar una vez, dos, pero a la tercera o a la cuarta, el juego de la autonegación siempre acaba por arrollarnos.

Así pues, se me ocurre que para superar el arrepentimiento de los fondos perdidos debemos hacer algo dramático. En estos días en que se come más que en todo un mes, deberíamos hacer un esfuerzo para reflexionar sobre la intoxicación alimentaria. Recordemos cada detalle, por desagradable que sea, de esa experiencia nefasta. Recordemos qué poco nos cuesta dejar de ser ateos y empezar a rezar a Dios para que nos alivie las nauseas.

Después, asociemos esa memoria con todas las operaciones malas que vamos hacer en 2015 para llegar a apreciar el hecho de que operar una intoxicación es tan peligroso y desagradable como la intoxicación alimentaria en sí, y que deberíamos evitar ambas prácticas y desechar las inversiones en mal estado tan rápidamente como sea posible.

BKforex petit

Haz clic aquí para leer el articulo original en BKForex.

Deja un comentario